El día que los zombis caminaron sobre Tijuana


Primera plana del periódico tijuanense Frontera

Texto publicado también para la revista Diez4

Fui suficientemente afortunado de participar en las primeras meetings del zombie walk Tijuana, cuando apenas parecía uno de esos sueños adolescentes. Enormes. La meta se veía sin duda difícil pero not imposible. Lo que nos aferraba a la tierra, tal como muertos vivientes, era la visión y ganas de participar en algo que siempre fue más grande que nuestras cabezas. Caminatas a lo largo y ancho del mundo pero en Tijuana nunca. Razones de por qué esto debería llevarse a cabo ya lo explique en otro texto. El objeto de la leyenda es contar lo que sucedió después que la ciudad fue invitada al dead man’s party.


Paola Hernández y su megáfono de la razón

Por motivos que hasta yo desconozco me aleje físicamente, pero no emocional, de la planeación. Mi corazón y el de todos los ejércitos del horror en Tijuana permanecimos al tanto. La cosa empezó a crecer. Por cada hater, fanático religioso y/o incrédulo, 100 apoyadores se unían. Paola Hernández indeed se convirtió en líder de un frente. Caminata pointless como algunos de ustedes lo han hecho notar y no les negare eso. Algunos prefieren ocupar camellones y quedarse a dormir hasta que los arresten. Bien. Otros prefieren esa cosa que se llama futbol y seguir algo que se llama Xolos. Bien también. Con su manifiesto y todo, el zombie walk para mi nunca fue una alegoría hacia algo superior. Mi punto de vista solo quería ver cientos, si fuera posible miles, replicantes de no-vivos caminar por una calle que he cruzado tantas veces para hojear revistas al Sanborns o ir al Cinepolis a ver movies. El facebook empezó a apilar números. La gente solicitaba tutoriales de cómo maquillarse o hacer trizas la ropa. Con todos estos zombis en la cultura pop, o quizás por la obsesión que le tenemos al Halloween, personas si querían entrarle con todo. El clímax llegó cuando entendimos que esas pequeñas reuniones de 3 personas en la mesa de un bar dejaron de ser solamente charla de ebrios.



No creo que nadie fuera negativo sobre el asunto. La mayoría trató de permanecer optimista pero con esperanzas moderadas. En mi caso, siendo el punk que soy, incoherentemente lo único relevante que jamás creo haberle dicho a Hernández fue keep the faith. No tiene sentido perseguir un sueño si realmente no estamos al tiro. El Significado de la Vida 101. Cuando Paola decía que la caminata se haría así estuviese marchando ella sola, ahí supe, el zombie walk is going to happen. Cuando me baje del taxi, un 29 de octubre del 2011, y caminaba a pasos nervio-agigantados hacia el monumento a Cuauhtémoc, me preguntaba si la convocatoria de la marcha se escondía detrás de la masiva fila de personas atascando la banqueta. Antes de siquiera cruzar el semáforo me encontré a Thertius Álvarez, presentador de La Morgue Horror Show y pieza clave de la pachanga. Me dice con la sonrisa más grande de toda la cuadra. “Esta es dude. Esta es tu zombie walk Tijuana.”



Como hombre mis ojos tendían a buscar escotes y minifaldas. Como horror-fan, caracterizaciones que no le pedían mucho a Tom Savini. Como promotor de la cultura escalofriante, no había espacio suficiente en mi retina. A las 4:20 p.m. nadie pasó el dutchie pero la banda de guerra lidereo a los muertos vivientes. Así zarpamos hasta el Centro hacia el IMAC de la calle Segunda. Desde sus changarros, los dueños y empleados se rascaban la cabeza. Bromas obligadas al pasar por los puestos de tacos. Por la avenida Revolución, y lo dice alguien que tiene poca apreciación por el arte, la imagen fue una de las más bellas en mi condenada vida. Las Zombie Queens y las I Love Girls tirando estilo desde sus carruajes. Varios walkers cansados y sin aire no tenían que fingir más su interpretación. En el punto final nos recibió Hernández con un speech medio inspirador. Yo solo podía pensar en los miles, porque fueron miles (más de 4000 según cifras oficiales) de zombies que se regresarían en taxis y calafias hasta el estacionamiento o sus casas.



En el after party, podía notar que los organizadores estaban molidos y solo contaban los minutos para irse a descansar a su cama. El sueño estaba completo pero aun no había terminado. Alguien que se puso más borracho que el imperio romano solo les quiere decir que hicieron la mejor fiesta de Halloween del 2011. Un evento para los libros, Tijuana. Para los libros.

Aquí les dejo algunas galerías sobre el Zombie Walk encontradas en facebook: [Link 1][Link 2][Link 3]

Jesús Brijandez - lunes, 31 de octubre, 2011
Sígueme en twitter @Brijandez

No hay comentarios:

Publicar un comentario