I Spit On Your Grave

por Jesús Brijandez



A estas alturas todavía me sorprendo cuando una película me llega mas allá de los ojos. No solo yo, la mayoría de nosotros ya hemos visto tanto, que tanto parece poco y simplemente ha dejado de impresionarnos. I Spit On Your Grave, como algunos de ustedes saben, es un remake (¿o reimaginación?) de una película del ‘78 llamada Day Of The Woman, que a la larga, termino siendo conocida por el mundo bajo el nombre de esta nueva versión. Ambas narran la historia de una joven escritora, Jennifer Hills, quien se muda a una cabaña, lejos, en un pueblo por el bosque, para conseguir serenidad e inspiración. Claro que lo único que consigue es una tortura y violación múltiple a cargo de un grupo de sureños. Abandonada a muerte. O al menos es lo que ellos esperan. No es un misterio que la chica sobrevive el asalto y pone en marcha un sendero de sangrienta venganza que no dejara tranquilo a nadie.



La duda que todo mundo espera aclarar, es la que cuesta más trabajo: ¿Supera, es igual o peor que la original? Se merece un si y no. Definitivamente la violencia esta en tono a nuestros tiempos, o, mejor dicho, la anterior sigue pareciendo una caricatura en comparación, pero, la ingenuidad con la que la original fue concebida, le da una actitud de no tomar prisioneros, sobre todo en la secuencia de la violación. La nueva versión se censura bastante en ese aspecto, estilizando la puesta en escena, donde la otra, en planos abiertos y ausentes de banda sonora, hacen que el sufrimiento de Hills sea mucho mas doloroso.

La manera en que esta “reimaginación” de ISOYG se vuelve mas incomoda es en el desarrollo de sus personajes, además de la inclusión de un sheriff corrupto, como especie de líder para la pandilla de violadores, el cual era inexistente en la anterior. Darle un jefe a una compañía de machos sube los niveles de sadismo y hace que la revancha de Hills, que ya sabemos se viene, sea también a otro nivel mas deseable.



Al igual que Camile Keaton en la versión de 1978, Sarah Butler merece una mención por su representación. Aunque estamos conscientes de que la película es una ficción, un montaje de actores coordinados por un director, el hecho de tener a una chica completamente desnuda, interactuando con 5 diferentes actores pretendiendo abusar de ella, no es un rol sencillo. No estamos viendo una porno. Jennifer no lo esta disfrutando. Estos son los detalles que empiezan a dejar su huella. Es falso, si, pero no es grato. Queremos que termine y la película prosiga hacia el segundo acto. No estoy diciendo que Butler haya sido una buena actriz, que no es, pero el esfuerzo físico que requirió le gana un aplauso.

El segundo tercio de la película es donde toma una ruta distinta a la anterior. Después de la violación, la original se queda con Jennifer, y la vemos lidiar con su trauma. Esta línea argumental me parece mas interesante, no solo por que ella es el personaje principal y es a quien hemos seguido desde el inicio, si no por que es ahí donde vemos como le empieza a botar la canica, lo cual es tanto triste como provocador. Nos deja deseando cada vez mas que descargue la Ira de Dios sobre sus atacantes.



En el remake, la historia se queda con los agresores y su intento de regresar a la rutina, incluido el Sheriff, quien “convenientemente” tiene una hija y una esposa embarazada. Jennifer desaparece por completo de la película, pero las primeras pistas de su venganza hacen su aparición esporádicamente. Habría sido interesante, como mencione en el párrafo anterior, haber continuado con la chica y ver su transformación desde la inocencia a maquina destructora. Tal vez los guionistas no supieron como trasladar esta mutación en la modernidad o bien simplemente decidieron cambiarlo por completo. Después de todo, se supone que así debe ser un remake, una re-interpretación. No tendría nada de divertido hacer una copia al carbón completa.

La venganza de plano, con esta nueva versión nos quiso pegar con las pelotas por delante. Siempre pensé que, después de ver como demolieron a basura a Jennifer Hills, en la versión de Meir Zarchi, esta se quedaba corta en su revancha. No que sus acciones fueran cortas, sino la manera que el director nos lo quiso mostrar en la pantalla. Hace poco vi I Saw The Devil de Ji-woon Kim. Esta película nos dice que la venganza, por mas deseada, nunca superará en espectacularidad al acto inicial que la detonó. Y claro, la gratificación es inexistente. Nunca me he vengado de alguien a muerte, así que no puedo afirmar o contradecir esa teoría narrativa, pero volviendo a la versión de Zarchi, siento que eso ha hecho el legado de I Spit On Your Grave mas fuerte. La sensación agridulce no nos deja, ni al final. Ni después de ver como le rebana el pene a uno de los violadores, y lo deja a desangrarse, encerrado en una bañera.


Escena de la bañera, I Spit On Your Grave (1978)

En esta actualización de R. Monroe, se nos recuerda, que en la semilla, esta es una movie de explotación. Aquí si nos entrega el feedback deseado. No creo que sean las torturas mas ingeniosas jamás puestas en pantalla, pero en conjunto son de las mas impresionantes. Seguramente es la emoción por toda la violencia que le precedió, pero sentimos en la piel chinita las suplicas de perdón que TODOS los agresores le ruegan. Jennifer exhala una que otra línea tonta, pero la mas efectiva es cuando les replica: ¿Tu te detuviste cuando te pedí piedad?. La respuesta es no. Ella no se detendrá tampoco. Ojos perforados. Violaciones anales. Acido corrosivo. Mutilación de penes. Jennifer Hills se las aplica todas.

I Spit On Your Grave, nueva o clásica, es de esas películas difíciles de recomendar. Puede gustarte pero no sabría decirte por que. Mi teoría es por que nadie quisiera llevar la bandera de una movie donde lo principal es la reducción, humillación psico-fisiológica y el abuso sexual. Ultimadamente, no son obras geniales. La primera fue transgresora en su época, pero para nada es un hito cinematográfico. Esta solo es una actualización 2.0. Ya si la vemos con los lentes del sexploitation cinema, podría ser una interesante noche en las películas.

Ah, y por si se preguntan, aquí tampoco nadie escupe en la tumba de nadie.

Jesús Brijandez - martes, 25 de enero, 2011
Sigueme en twitter @Brijandez

Trailer de I Spit On Your Grave:

No hay comentarios:

Publicar un comentario