El Zilema de Jorge I. Sanders


Jorge I. Sanders (der.) y Segio Valdéz (izq.) en el rodaje de Zilema

Cuando le envié por correo el siguiente cuestionario a J.I. Sanders, aunque le indique que podia extenderse al gusto en sus respuestas, jamás espere una mirada tan detallada de lo que fue Zilema y parte de su trabajo como realizador de cine/video (aunque ese era el punto, supongo). Esta reciente creación será exhibida el 30 de octubre en nuestra 3ra Noche Audiovisual (Toda la info acá). Aunque no he visto el corto, y lo leerán mas adelante, me parece un intento por darle una vida nueva (junto a la obra de Abraham Sánchez) a una ciudad con hambre de propuestas dentro del género. El resto ya lo conocerán en la siguiente entrevista.



¿Qué es Zilema? Para ser más claro, ¿De qué trata la historia y de dónde sale el nombre para la misma?

La historia trata de Marcel (Sergio Valdéz) el intendente de un hospital. A diario Marcel roba sangre del almacén del hospital. Con la sangre, riega una rosa que él mismo sembró, después de varios intentos fallidos y varias rosas muertas, decidió regar esta última con sangre y dio resultado. Todo esto con la ilusión de regalársela algún día a su hija Zilema, a la cual no ha visto desde que se disolvió su matrimonio hace más de dos años. El primer giro de la historia es el momento en que Marcel es sorprendido robando la sangre, y por consecuencia es despedido. Marcel debe conseguir sangre a como dé lugar, y mantener viva la rosa de Zilema.

El origen del nombre es la palabra xilema. En las raíces de las plantas hay haces vasculares, una de ellas es la xilema. La xilema es la encargada de conducir agua y sales minerales a toda una planta, o sea, es lo que mantiene a una planta alimentada. Para el caso del personaje Marcel, su hija es quien lo mantiene con vida y alimentado emocionalmente a él, y por consecuencia, de manera tangente a la rosa (Esta es la metáfora principal del cortometraje). Normalmente trabajo las historias en dos planos, objetivo (la historia en sí, lo que vemos en pantalla) y subjetivo (todo el significado simbólico y metafórico del lo que vemos en pantalla).



¿De dónde nace el concepto? ¿Cuáles han sido, o de dónde has tomado, algunas inspiraciones para Zilema?

Todo lo que escribo e imagino está basado en miles de ¿Qué tal si…?

Las inspiraciones iniciales fueron: La realidad del personaje. Basado en lo que me ha tocado observar del matrimonio de alguien cercano y teniendo una familia puedo imaginar completamente de lo que debe uno ser capaz de hacer en situaciones extremas y ficticias, claro. El personaje tiene muchas características personales pero sobre explotadas y presentadas de manera negativa. Regar una rosa con sangre. Mi padre es médico (actúa también de médico en el corto), un amigo-colega suyo se llevaba a casa la sangre que el hospital desechaba para regar sus flores. Los nutrientes de las sangre alimentan bastamente a las plantas y las fortalecen.

Zilema es una adaptación de un guión para largometraje que tengo escrito. El cortometraje básicamente es el primer acto de ese guión. Lo gracioso es que como quería meter algo al UABC Filme Festival y me enteré muy tarde de la convocatoria, hice una adaptación rapidísima del guión original, y cambió casi completamente (el trabajo de Marcel, los personajes secundarios, casi todo) Entonces ahora tengo dos historias, y debo pensar seriamente cual desarrollar cuando llegue el momento del largometraje, una historia que lleva en mi cabeza ya casi unos 2 años.

Desde tu último proyecto ¿Qué diferencias (o similitudes) podemos encontrar en tu estilo visual/narrativa?

Bueno, me gustaría pensar que 5 años de experimentar, dirigiendo y editando cortos, cuasi-cortos, caca-cortos que he dirigido y videos musicales me ayudaron a definir el “cómo me gusta que las cosas se vean”. Lo cual a uno le cae excelente cuando finalmente tiene una historia digna de contarse. Prefiero mil veces experimentar audiovisualmente 5 años y esperar a construir una buena historia, a experimentar con historias equis durante 5 años hasta construir una buena narrativa audiovisual.

Diferencias: Ahora existe una narrativa evolutiva objetiva de un personaje y no solamente metafórica. Los personajes no ven directo a cámara ni hablan sus líneas teniendo un guión visible en sus manos. No dura 30 segundos, dura 30 minutos. El corto me gusta, no me avergüenza. Tenía ya tiempo esperando la oportunidad de bautizar un pequeño detalle con voiceovers que se ve bonitillo, ya tendré el momento de súper-explotarlo más adelante. Similitudes: No es perfecto, hubo tomas que muy a mi pesar no se pudieron hacer por cuestión de tiempo. Sonidos repulsivos. Imágenes fuertes. Hombre solitario llorando. El equipo de producción fuimos 3 personas.

La dinámica de grabación fue la misma de siempre (antes había trabajado esto con Adrián Durazo). Normalmente quiero el full, medium y detalle de la misma secuencia, y ahí quienes realmente trabajan son los fotomen (en este caso la foto la hicieron, en su mayoría Mr.O y Sergio Valdéz cuando no estaba frente cámara). Me gusta handheld y el foco como si uno anduviera borracho. Entonces usando sus preciosamente-artísticos ojos se avientan un freestyle seguimiento de la secuencia en los 3 planos. Pase lo que pase, en la edición yo encuentro como levantar y darle su lugar a esa chamba de foto. Tambien espero es que la gente no se quede muda evitando comentar sobre la obra al momento en que ésta concluya.

Por la premisa del concepto podemos decir que pertenece al cine de género ¿Qué ventajas/dificultades/emociones significa para ti una realización de este tipo?

En cuanto a emociones es sumamente rico poder trabajar una historia en la que se pide a gritos momentos emocionalmente explosivos. Me encanta trabajar con los las dos emociones a las que debemos nuestra evolución como raza: El miedo, y su causa directa, la ira. El cine de género te permite plasmar ambas en su forma más cruda. Las dificultades yacen en lo frágil del mismo género. Es complicado, o mejor dicho, es muy sencillo que una historia como esta te salga mal. Y pase de generar incertidumbre existencial a dar risa. Es muy fácil dar vuelta en el lugar erróneo y hacer algo quesozo, chistosón, más cuando adaptas una idea en 2 días, preproduces otros 2 y en 6 días más grabas y editas. Si yo fuera el que fui hace 4 años diría que fue un volado. Pero no lo fue, salió gracias al equipo e interés que armamos Sergio Valdez, Mr. O y yo. Las ventajas se reducen a que no estoy inventando nada en sí, se encasilla solito a cine de género, no será visto raro, y por ello ya tiene brazos y puertas abiertas en muchísimos lugares. Será invitado a cenar a casa, irá al fondo a la derecha, le darán posada en diciembre. Entonces ya hay todo un público sólido y fuerte esperando ver más y más de estas historias.



¿Qué metas tienes con Zilema? Además de que gente lo vea supongo ¿A dónde te gustaría llevarlo?

A diferencia de proyectos pasados tengo la sensación de que éste es un producto completo, que vale la pena mostrarse en donde se deje ser mostrado. Entonces sí, que la gente lo vea, pero principalmente funcionaría para mí como el pitch para un largometraje. Entonces si hago bien mi trabajo esto tendría que ser un largometraje en el futuro, ojala y cercano.

En general, ¿Cuáles son tus metas personales con la realización de cine/video?

La meta principal es dirigir mis guiones. Hacer películas. Tengo este (el de largo) y otro guión con potencial a trilogía. Y varias ideas centrales para otras historias que me gustaría ver hechas película en el futuro.

¿Dónde vas a exhibir Zilema próximamente? ¿Planeas someterlo a festivales?

La idea es festivalearlo hasta que se caiga en pedazos. Próximamente estará el mismo día 30 de Octubre tanto en El Vampirascopio como en el UABC Filme Festival (Si es que los dioses del festival así lo quieren y es seleccionado para la muestra final). [1]

¿De dónde salió el presupuesto que utilizaste en su producción?

En efectivo: De mi bolsillo y el de mis señores padres. Aproximadamente unos $400 pesos. Bueno $750 en total si contamos el día que no fui a dar clases de inglés a la prepa donde trabajo para poder editar el corto a tiempo.En especie: Del bolsillo de Sergio Valdez y Mr.O, que gastaron en gasolina, casi nos terminamos el botecito de sangre falsa que tenía Sergio para los close-ups. Con el tiempo que le dedicaron pudieron haber trabajado en otra cosa y ganado dinero. Agregándole un dinerillo extra por las provisiones para la noche interminable de edición/musicalización/grabación de narraciones. Pues terminó metiéndose unos sólidos $1,000 pesotes a todo el corto, contando todo de todo. Pero por como se dispersaron los gastos no se sintió.

Fue prácticamente un Recortos 48 con límite de tiempo de 30 min por proyecto y por lo mismo de tener que sacarlo en una semana, ni ves el dinero. Ni tienes tiempo de gastar más y te obligas a sacar todo el jugo posible a lo que tienes. Claro, absolutamente nadie ganó ni fue gratificado económicamente por su labor en el corto. Esto es en lo que realmente se va el dinero cuando uno trabaja profesionalmente.



¿Cómo fue colaborar con otros masters del cine/video local como son Sergio Valdez y Julio Pillado?

Si no fuera una chulada no hubiera sucedido. Jamás me embarcaría en algo tan intenso con gente con la que no me siento completamente cómodo y respeto y tengo la vaga impresión de que por igual me respetan a mí. En el caso de Julio, lo secuestramos de casa de su mamá un lunes a media noche y nos sacó de un problemón porque necesitábamos a un actor. Julio siempre está dispuesto a ayudar y siempre estaremos dispuestos a obligarlo a ayudarnos.

Sergio se la aventó pesada-heavy-pesada. Fue el actor principal, productor poniendo cámara y luces y se reía cuando les decía “terminamos como en 40 min esta secuencia” y en realidad eran más de 4 horas. En su lugar muchos me hubieran pateado entre las piernas, hubieran murmurado algo raro a mis espaldas o simplemente se hubieran sentido incómodos. Además Sergio prácticamente fungió como D.P. para las tomas que requerían de iluminación específica. Oh sí, y se encargaba de grabar el audio cuando se requería. Se aventó un paquetote gigantesco y de qué manera.

Y más que necesario es mencionar a Mr. O (Ambiente/Ciencias Naturales), que se aventó toda la fotografía y que junto a Sergio nunca se cansó de meterle ideas y ganas al corto, proponer tomas, y soluciones a necesidades de la historia. Alex (Mr. O) hizo la musicalización de la media hora del corto. Sergio desde el inicio me proponía que esto se hiciera, y con mucha razón. Yo ya había hablado de la musicalización con Sebastián Samaniego (Hong Kong Blood Opera), con el cual siempre he querido trabajar en algo personal desde hace mucho, pero esto fue antes de que yo adaptara el guión, y de que supiera de cuanto tiempo sería, y cual terminaría siendo el tono del corto. Cuando terminó por ser tan largo, y un tono más melancólico que terrorífico, con tan sólo unos días para entregar un corte final, se me imposibilitó pedirle a Sebastián que desde México se pusiera a escribir media hora de música sin haber visto el corto y como balde de agua. Mr. O, que había estado involucrado totalmente en el proyecto, escribió sobre las imágenes del corto todo el score la noche antes del corte final. Quedo perfecto, como sucede con las buenas sonorizaciones, no sería el corto que es sin la música. Lo levanta como pastillita azul. Y para acabarla también salió actuando, y se dejó que le vaciara sangre directo al ojo. Puro trooper.

¿Y qué opinas del trabajo de estos mencionados realizadores?

Bueno, antes que nada, nadie hace ni podría hacer lo que hacen ellos dos, claro, por distintas razones cada uno, cosa que puedo decir de al menos otros 4 realizadores de Tijuana.

A Julio Pillado podría uno atacarlo todo el día sobre técnicas y reglas, cuando es claro que su trabajo es más prolífero en creatividad que el de cualquiera de nosotros. Y lo sé por lo siguiente: Julio no está intentando simular algo, no se está matando por crear cosas incomprensibles para los mortales, ni es su intención ni interés la reacción de la gente. Cuando ves su trabajo lo ves a él, su sentido del humor. Utiliza el video como un hábito personal de recreación y a veces eso es lo que se nos olvida que debe ser la base de nuestra profesión. A veces puede uno ponerse muy tenso respecto a estas cosas. Hay que pasarla tranquilos.

De Sergio Valdez, salta y te golpea en la cara la técnica en sus trabajos, y es de los pocos que tienen definida una estética visual personal que sea totalmente funcional a la narrativa. Antes de conocerlo tenía la impresión de que como los mios sus trabajos eran más experimentales que narrativos (claro, solo que más serio-dramáticos). Ya después de conocerlo y por igual conocer su trabajo en producción (Once Upon a Time in Tijuana) pude hilar muchos de sus trabajos a lo que es una historia bastante compleja y bien construida que ya después conocerá todo mundo. Otra cosa que puedo decir es que Sergio sabe exactamente lo que quiere de la producción, y sabe a dónde quiere llegar, y a veces eso es lo más valioso o lo que realmente separa a alguien que la hace, de alguien que no la hace en este negocio.



A nivel personal, siento que la producción de audiovisuales en la ciudad ha disminuido un poco. Salvo algunas series web y largometrajes que aún les queda un montón de producción, tu corto lo veo como un intento ambicioso de darle nueva vida a la escena. ¿Qué podrías opinar sobre la situación audiovisual en Tijuana actualmente?

Bueno creo que los realizadores de los que estuvimos viendo trabajos los pasados años ya andan en cosas más exigentes y por lo mismo demorándose más en presentar a público resultados de ello, ya que andan en pre-pro o post de sus proyectos largos, medios y series.

Lo que pienso que está pasando es que no existe el mismo interés o necesidad de crear por parte de nuevas generaciónes, pareciera que en estos años se formaron públicos más que realizadores, quizás y no existe la conexión con los más jóvenes por nuestra parte. Entonces quizás y ha disminuido la producción porque han disminuido los prospectos a realizadores. Antes había más productoras que enfilaban jóvenes a sus equipos y con ello despertaban el interés por producir. Había talleres que involucraban a un puñado de muchachos y les mostraba como podían hacerse las cosas. Los colectivos buscaban que en sus producciones trabajaran estudiantes. Sí hay talleres, más que antes y si hay aproximación a jóvenes, pero creo que no hay una conexión con ellos, ya no hay apadrinamiento por nuestra parte. Se muestra mucho del trabajo a ellos, pero creo que el error está en impresionarlos, creo que debemos hacer lo contrario, desenmascarar la producción y que se den cuenta que cualquiera puede hacerlo, e incluso hacerlo mejor que nosotros. Bueno con excepción del 3D de Álvaro Zendejas, ahí sí hay que echarle ganas.

Pero solo es etapa de sequía ya verás, al rato no vas a saber que hacer con tantas cosas.

¿Algo más que te gustaría comentarle al público cinéfilo que esté leyendo esta entrevista?

“When love and skill work together expect a masterpiece” - John Ruskin

Gracias a Jorge por su tiempo. Más info sobre su trabajo en: www.jorgeisanders.neositios.com

[1] El cortometraje Zilema no fue seleccionado para el UABC Filme Festival. Nota aqui.

Jesús Brijandez - miercoles, 20 de octubre, 2010
Sigueme en twitter @Brijandez

No hay comentarios:

Publicar un comentario